Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Nota ligera destacada...

Imagen
EL PLOMERO



Por 
Alfonso Bonilla Aragón 

No es verdad que el arte tenga mayor capacidad creadora que la vida, como lo postuló un genial y epiceno esteticista del siglo XIX. Ni Aretino, ni Rabelais, ni Boccaccio, ni el mismo Quevedo, para no nombrar sino algunos de los grandes maestros de la gran literatura picaresca, pudieron idear situación tan cómica como la que se presentó en el segundo día del año --contado en cristiano--, a una buena señora burguesa y a un discreto plomero residentes en Tel Aviv, según lo cuenta la agencia France Presse.
Como es bien sabido, en todo hombre duerme un electricista, un mecánico o un plomero frustrados, capaces solo de convertir en irreparables las averías que se presentan en sus casas. Fue así como en un hogar de la capital israelita el jefe, al advertir un daño en un lavado, anunció a su mujer que se dedicaría a repararlo. Requirió llaves inglesas, empaques, mangueras y demás adminículos. Mientras tanto la esposa salió a hacer una diligencia urgente.  E…

El destacado de la semana....

Imagen
...¡Vaya "día del periodista"!



Por Alegre Levy

Febrero 10 de 1976

   ---¿ Día del periodista? ... Ah! verdad que hoy es el "Día del periodista". ¿Qué cómo la pasé?... No, igual que todos los días... ¿Y por allá que han hecho?... ¿han celebrado?
    La pregunta a los colegas sobre cómo había transcurrido su "día nacional" les sonó a broma. Casi todos rieron al otro lado de la linea telefónica para luego coincidir en calificar la fecha como "un día común y corriente". En otras palabras, una jornada tan agitada como de costumbre . Porque en el "oficio maldito" ---como lo definió Sartre--- lo raro sería un día calmado.
     Para darles un idea aproximada de lo que es un "día corriente"en un periódico, decidí comenzar en casa. Y caminar 20 pasos hasta la oficina de nuestro jefe de redacción, Enrique Santos Castillo. No fue necesario entrar en ella. Desde la puerta se divisaba perfectamente el panorama: Nueve redactores rodeaban su escr…