Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

Vulgar y sentimental historia de la hampona Bárbara Jiménez

Imagen
      Cuando Bárbara Jiménez llegó a Bogotá tenía 16 años. Tenía un sex-appeal desconcertante. Un par de ojos negros, un par de labios rojos y otros encantos, así, pareados. Bárbara vino de un pueblecillo tolimense, de cálido clima, en que las flores del café regalaban la atmósfera con su perfume vegetal, y el paludismo pintaba de amarillo los rostros sonrientes de las mozas. En el pueblo había 156 cotudas ancianas. 145 cotudas jóvenes y 67 mujeres en estado de ser cotudas. Se fumaba tabaco ( calillas ) . Se bailaba la guabina y el bambuco. En las fiestas de San Pedro, los trajes de holán trazaban circunferencias de amor y azotaban el aire caliente. En las fiestas de San Pablo se tomaba guarapo. Había un cura, socarrón y dadivoso. Había cuatro ricos. Tres señoritos, cinco señoritas. y Bárbara Jiménez, que era la chica más pispa del pueblo.     De los cafetales, de la entraña misma de la tierra, respiraba un aliento maleante y pervertido. Bárbara se tragó una vez este aliento. Y cometió…