Entradas

Mostrando entradas de 2013

El destacado del domingo...

Imagen
LOS RELOJES

Por Álvaro Bejarano
 Los relojes pierden el tiempo, dijo Luis Vidales en su momento cenital como poeta mayor de Colombia. Otros más hablaron de la clepsidra del tiempo. No hemos logrado entender por qué los humanos tienen semejante preocupación por el desgranar del tiempo "si con el nacer solo buscamos un sitio que la muerte no señala". 
       Aquí en las pocas veces que abrimos la radio escuchamos entre atónitos y sorprendidos que nos dicen qué hora es en diferentes ciudades del mundo como queriendo con ello conectarnos con una realidad circundante. ¿Si nuestro pueblo vive matinalmente la angustia de su vida desamparada, para qué infiernos le importa saber qué hora señala el reloj de Moscú o de Berlín?
     Es el tiempo quien nos vive y como eso es un desleírse hacia la muerte, la mejor prefiguración del tiempo es la que nos dio en sus desdoblados y desajustados relojes el gran histrión catalán que es Salvador Dalí. Los relojes del catalán universal se desgonzaban …

El destacado de la semana...

Imagen
EL PELIGRO DE RONCAR


Por Álvaro Bejarano
Los periódicos del jueves trajeron una noticia que conturba porque la gran mayoría de los mortales padecemos del mal del ronquido. El señor Harris Robinson, curtido lobo de mar de la Armada Norteamericana, tiene hoy 59 años y anduvo por los mares del mundo. Los licores, los mareos, las zambras portuarias tornaron los sueños del contramaestre en una penalidad a quienes le quedan cerca, a excepción de la esposa que en quince años de forzosa compañía se ha acostumbrado a los ronquidos expelidos por la garganta del lobo de mar. 
Nosotros ignoramos las causales para que un humano produzca tan desapacibles ruidos que semejan un pujante camión ascendiendo la cumbre montañosa de Armenia a Ibagué. Conozco un amigo que cuando cierra el párpado es la única persona que duerme en muchos metros a la redonda. Un marido roncador tiene como absoluta responsable de los ruidos a la esposa, pues esposa con iniciativa para las maromas de alcoba no deja dormir a su con…

El destacado de la semana...

Imagen
LA VIDA ENTRE LOS LIBROS

Por
Pedro Gómez Valderrama

Entrar a las librerías da siempre la sensación de invadir un mundo secreto. La librerías están habitadas por presencias impalpables, que se depositan en los libros que esperan al buscador de tesoros. Es una entrada al país de nunca jamás, el país maravilloso en el cual la realidad tiene un sentido diferente.
     Hay un género de librerías que se ha ido restringiendo cada vez más. Es el de las librerías de viejo, en el antiguo sentido, donde se podían encontrar las más insospechados libros, y en ellos la memoria del tiempo pasado. Recorrer ese mundo de los estantes era algo maravilloso. Algo de eso sentí recientemente, cuando en un misterioso restaurante  El Café de Rosita se realizó una subasta de libros en la cual estuvieron presentes-- y lo digo deliberadamente-- autores de varios siglos, en ejemplares tentadores de aquellos que hicieron el largo recorrido en barcos de vela. 


Bogotá tiene librerías atractivas, en las cuales los libros…

El destacado de la semana...

Imagen
JUBILACIÓN


Por Eduardo Caballero Calderón (Swann)

Hace unos cuantos días en el Consultorio Sentimental de El Espectador --- cuya lectura como documental humano es apasionante-- me enteré del caso de un empleado, tal vez un ejecutivo, a quien le llegó el día de su jubilación deseada con ahínco desde hace varios años. El hombre podría ahora desayunar en la cama, hojear sin afanes el periódico  deambular por las calles en horas de oficina, pasear en automóvil con su mujer, tener largas sobremesas con los amigos en café, gozar de espectáculos que nunca tuvo tiempo de ver, oír en el tocadiscos la música que nunca tuvo tiempo de escuchar, comprar los libros que siempre quiso leer, conocer el país y viajar por el mundo que para él siempre permaneció sepultado e las enciclopedias y los textos de geografías que tanto le aburrieron cuando era niño.

"...los he visto sentados en al banca de un parque, con las manos heladas sobre las rodillas y los ojos cerrados, tomando el sol mientras la vida p…

El destacado de la semana...

Imagen
DÍAS DE PRENSA


Yo, Emilia Pardo Umaña pertenezco al triste y zumbón grupo de los que no sabemos escribir.
La imprenta noctámbula me pregunta ¿Qué haces rezándole a los periódicos que morirán mañana? ¿Qué haces pisando fuerte, gritando y fumando como cualquier varón, ellos que dicen que para ser periodista hay que ser ante todo un caballero?
Los moquitos los voy matando con el contrapunteo de la máquina, con la burla de mi soltería con mi literatura de urgencia.
Noches enteras en bocanada, la redacción entre Los Nuevos anhelando a ser poetas. Estaba en medio con la opción de ser como las demás damas: letras y encajes.
Es la época Dorada yo soy un mal necesario, a ratos saltarina de la tinta, a ratos la Emilia atenta a una muerte en la legación.
Por Terracota, Agosto del 2013

El destacado de la semana...

Imagen
BREVE ELOGIO DE LOS PIES


Por Alfonso Fuenmayor

     Un capricho universal ha contrapuesto, no es su ubicación especial pues que se escapa a la voluntad de todos, sino en su significado espiritual, los pies a la cabeza. En el primer sentido la oposición es evidente, en cambio en el segundo es bastante arbitraria y no poco injusta.
En realidad, se dice que la cabeza es el asiento de la sabiduría, la bóveda en donde el hombre guarda su más preciada joya: la inteligencia. Es el pretendido símbolo de su perfección. Por ella se identifica, es ella la parte de su cuerpo que siempre somete al inocuo desparo de la cámara fotográfica, es la que hace, esa superficie mínima, que sea bien o mal parecido, y tiene una gran importancia en la simpatía que le atribuye sus amigos. También sirve para meditar sobre un parecido y sacar alguna conclusión relacionada con su árbol genealógico. En el rostro de una persona se pretende adivinar su ocupación: ingeniero, poeta, descifrador de crucigramas  pintor, etc…

El destacado de la semana...

Imagen
ESTÁ PARA LA FIRMA


Por Germán Arciniegas 
    Cuando recibo una carta, invariablemente pienso en contestarla. Pero no es que no lo pienso así no más. Yo medito la respuesta hasta en sus detalles más íntimos. Peso cada palabra para resolver, por ejemplo cuál ha de ser el tratamiento más adecuado: si digo muy señor mío, o querido amigo, o, sencillamente, Roberto. Esto último me agrada. Luego escojo los temas que puedan interesar a mi corresponsal, mido los párrafos  firmo unas veces. G. Arciniegas, otras Germán Arciniegas, o si no, G. Esta G simplísima me parece un bello toque de amistad. En fin, que hago una carta perfecta... pero una carta que jamás escribo. Cuando llego a mi escritorio, inconscientemente vuelvo un bodoque el papel que voy a contestar y lo arrojo al cesto. Una semana después tengo tan presentes los detalles de mi respuesta, que dudo entre si la escribí o no la escribí, inclinándome al primero entre estos dos términos de la duda. He aquí por qué mi peor enemigo es mi pro…

El destacado de la semana...

Imagen
LA PARADOJA

Por Alberto Ángel Montoya
    Hay una diametral distancia entre la paradoja y el abusado prurito de hacer frases, más o menos ingeniosas. La paradoja es entre las sintáxicas maneras literarias, la que mejor define y explica, sin tener que ocurrir al análisis, un momento ético, psicológico, social, político ---político sobre todo---. Y es que en la paradoja el análisis va por dentro. Más que leerla, hay que desentrañarla. Esa frase breve, ese contraste negativo que afirma, es al luengo análisis ----para usar la comparación que alguna vez escribí --- lo que el gramo de opio al bosque de amapolas. Desde luego todo esto se refiere a la alta paradoja. El brillo de la paradoja de Oscar Wilde engastó su paradoja en la filigrana del "humor" británico. Le dio un tono de alto mundo. Yo he sido un admirador constante del gran esnob de Dublín, encarcelado en Reading. 
    Pero su paradoja me pareció siempre ---salvo en algunas muy pocas y muy originales excepciones --- una para…

El destacado de la semana...

Imagen
LOS PERSONAJES QUE PARECEN ETIQUETAS
Por Héctor Rojas Herazo
   La propaganda, como el universo de ficción, tiene sus personajes clásicos.El hombre del gran bacalao a cuestas en los frascos de emulsión; el perro auditivo en los discos de la Víctor,  el cuáquero de las latas de avena; el cien científico victoriano en la portada de los almanaques Bristol; la vendiamiadora del amplio vanasto en las cajeticas de uvitas pasas; el dandy trotamundos que, impertinente y risueño con su monóculo en el ojo derecho, trata de atravesar desde hace 145 años el breve espacio de una marca de whisky escoses. Todos ellos han dejado ya de ser simples referencias comerciales para penetrar, con sobrados méritos, enun circuito de de fantasía que que los hace vecinos de Pinocho, del gato con botas, de Caperucita Roja y de Pulgarcito. Han dejado de ser etiquetas de productos comerciales para convertirse en personaje de carne y hueso. El secreto de esta mutación radica en cada uno de ellos nos ha sido familiar d…

El destacado de la semana...

Imagen
EL VETO A MICKEY
Por Álvaro Cepeda Samudio 
Los comunistas franceses lanzaron hace pocos días un absurdo manifiesto en el que condenaba toda influencia norteamericana sobre el pueblo de Francia. Y entre las cosas que según los exaltados "camaradas" influye nefandamente sobre los franceses, está el simpatiquísimo Mickey Mouse. El ratón que un día se empinara sobre sus paticas traseras al trazo mágico del lápiz maravillo de Walt Disney, es un motivo de preocupación para los comunistas, Y no podía ser de otra manera. Michey Mouse y sus compañeros de humanísima irrealidad han conquistado para los Estados Unidos un territorio espiritual mucho mayor y más valioso que el conquistado por las bombas, los fusiles y los tanques. Los ejércitos de dibujos animados, con Mickey Mouse al frente, embarcados en sus trasportes de lata han invadido los más lejanos rincones  de la tierra. Ante los ojos asombrados de los hombres del mundo ha desenvuelto Walt Dinesney su fantástico telón y a un golp…

El Destacado de esta semana...

Imagen
ESTÁ DE MODA DE SER DELGADO Por Gabriel García Marquéz 
   Sí, está de moda en casi todo el mundo, y aun en el tercero, donde a tantos seres humanos les cuesta tanto trabajo comer para sobrevivir. Hace unos años, los artículos más leídos en periódicos y revistas eran los relacionados con el cáncer. Ahora lo son los que hablan de la dieta, entendida ésta como las restricciones alimenticias para adelgazar y no como "un régimen que se manda observar a los enfermos o convalecientes en el comer y el beber", según la inefable descripción del diccionario de la Academia. Los libros sobre esta materia son cada día más numerosos y solicitados. En las reuniones sociales, más que la política y los signos del zodiaco, las conversaciones sobre métodos para recobrar la línea son casi obsesivas. Siempre hay alguien que pretende haber encontrado una dieta ideal -e irreal, por supuesto-, que permite adelgazar como una gacela sin ningún sacrificio. Se reparten copias entre los amigos. Se cuentan…

El destacado de la semana...

Imagen
TRABAJO AL AMANECER
Por José Umaña Bernal
Está el escritor en su mesa de trabajo. En el claroscuro del amanecer. No es la noche ya; ni el día, en el cielo una distante franja violeta. El violeta de los poemas de Juan Ramón Jimenéz. Que tuvo el corazón sembrado de violetas. Aun cuando quiso ser sobrio, cerebral y metálico. En los árboles frescos de la lluvia nocturna, brincan los primeros trinos. El escritor abre la ventana; es trasparente, seco, helado, el aire. La primera lección del nuevo día; escribir con limpidez, con claridad; entre el hielo y la luz modulada. Que el trópico circundante se llena de guirigayes y dulcedumbres. El clima del escritor es la zona media. Y en la vigilia del viaje ---¿hacia dónde?--- Sin iracundia, ni entusiasmo. Nada entusiasma, o indigna, ya al escritor. Conoce, en muchos años, el clima y la altura, y las gentes que los habitan. Está el escritor al margen de todo riesgo. Ninguna encrucijada lo sorprende. (Siempre asediado de encrucijadas). Conoce las águ…

En destacado de la semana...

Imagen
LA NÁUSEA


Por Eduardo Zalamea Borda (Ulises)

Un militar, un obrero cesante, una dama solitaria, cuatro niños que juegan desganadamente, unos cuantos árboles que parecen alzar desesperadamente las ramas al cielo en un interminable desperezarse, una fuente de la cual sale un lento chorro de agua desganada, una estatua que duerme su metálico sueño interminable, son los elementos de ese paisaje que resume todos los tedios: un parque de Bogotá cualquier día de trabajo a las tres de la tarde.

¡Qué desolación más singular! Entre el verdor de los prados y de las hojas de los árboles, entre las explosiones cromáticas de las flores, que bajan la cabeza bajo el sol de altura, parece reptar como un ofidio maléfico, un inenarrable fastidio.
Capital del bostezo, no es en ese lugar ni siquiera posible la pereza, que tiene algo de lujo. Se trata, más bien de un tristísimo aburrimiento, casi de una náusea sartreana. Y quien llega a mirarla por un instante cara a cara, se siente con algo pegajoso e incómodo…

El destacado de la semana...

Imagen
SIEMPRE ES DOMINGO
Por Eduardo Caballero Calderon
Aunque yo no tengo el menor sentido cronológico y nunca sé cuál es el día ni la fecha entre semana, reconozco el domingo aún sin abrir los ojos. En la ciudad es más silencioso, un oasis mudo en medio del ajetreo frenético de las semanas. En el campo el ladrido de un perro o el canto de un gallo llegan más pronto que otros días, en una atmósfera delgada y trasparente. En el recuerdo los domingos infantiles aparecen dorados aunque afuera, en la calle o en el huerto, no hiciera sol. Imaginariamente los contemplo como a un lienzo donde el tiempo se hubiera cristalizado dentro del marco.
Años más tarde, en el fervor de la adolescencia y el presentimiento del amor,  el domingo me ardía en la piel y era una quemadura al aire libre. Dejaba de dormir para comenzar a soñar: sueños poblados de imágenes , con niñas que jugaban en el parque o pasaban raudas en bicicleta, con los ojos más brillantes que entre semana y la cabellera más luminosa por ser …