martes, 19 de marzo de 2013

El destacado de la semana...


El Salto de Tequendama es el lugar indicado para ir a suicidarse, eso lo dice en esta nota Uribe Escobar, para él es mejor morir aquí que en una cama incomoda y vergonzosa...
¿Qué opina usted?

UN SALTO MORTAL

Hotel "encantado" en el Salto del Tequendama

Por Ricardo Uribe Escobar

    He leído, en El Correo que un caballero bogotano se arrojó al salto del Tequendama, que es como decir se lanzó al abismo horrible de la muerte. Es indudable el más bello modo de salir de Colombia para siempre: un suicidio poético, épico, heroico, y acuático.  

    Quitarse la vida es cosa reprochable y pecadora, pero es tan feo dejarse morir en una cama,  entre el mal olor de los medicamentos, rodeado de los curiosos del barrio, de los criados, y de la perentela, todos con los ojos clavados en la cara en la cara agonizante, viendo los ridículos gestos que uno hace para soltar el alma, con una mosca rebelde en la punta de la raíz , conque dizque lo ayudan a uno a morir bien, y pensando en el hoyo negro, frío y estrecho, en los latines de Leonel y Quintín, en los rezos del padre Henao y en el negro Sapirris, con sombrero de copa y fumando tabaco , llevándolo a uno a los brincos, en su coche ridículo, al cementerio. 

   Yo quisiera poder ejecutar mi salto mortal en el mismo salto del Tequendama , tranquilamente, sin avisarle a nadie y dejando una tarjeta de despedida para la patagonia. De este modo me evitaría todos los inconvenientes apuntados, le ahorraría a mi sobrina el fastidio de las visitas de pésame y los gastos de entierr, no se verían obligados los periodistas a hacerme el suelto necrológico del cliché, ni les daría ocasión a mis amigos de recordar mis faltas y debilidades.

   Pero ahora recuerdo que no sé nadar....

1921, 7 de junio.

Tomado del Almanaque de don Alfonso Ballesteros.
Medellín , 1983.

Diré más...

Fotografías antiguas del Salto de Tequendama


Uno de los paseos preferidos por la sociedad bogotana fue sin lugar a dudas la visita al Salto del Tequendama, desde tiempos inmemoriables este fue unos de los sitios turísticos más importantes del país, en la imagen Francesco Di Domenico Cozzarelli (de pie) celebra su cumpleaños junto con toda su familia. Los Di Domenico fueron los pioneros de la industria del cine en Colombia (1916). 

El paseo al Salto incluía etapas bailables en Soacha y almuerzo en lugar cercano a la caída del río, los recorridos eran amenizados por conjuntos de músicos “de buenos palos” que interpretaban bambucos, danzas y pasillos.

Soacha: Salto del Tequendama – Año 1895
Paseo bogotano al salto del Tequendama


Fotografía tomada en el año 1943






Fuente:


No hay comentarios:

Publicar un comentario